13 jun. 2016














Y a pesar de mi pelo despeinado, mi sonrisa poco atractiva, mis ojos oscuros y vacíos, mi mal carácter, y mi desconfianza, él me dijo que era hermosa.